13.8 C
Ciudad Mante
miércoles, febrero 1, 2023

CHARLAS COTIDIANAS

Debes leer esto

POR: VALENTÍN ORTÍZ REBOLLOSO

-Ya no encuentro la puerta ni la ventana compadre. -¿Y eso compaye? -Cada día me crecen las penas, deudas y familia.

-Penas todos cargamos por culpa del covid, deudas ni se diga, el desempleo nos tiene en la lona, las promesas en el limbo, mejor tómate un cafecito, yo te invito uno con «El Maná», y para acabarla de ching….rrrr, anoche  me llegó mi hija con mi yerno «El Masgue» y los vinco huercos sin cuadernos, sin uniformes y sin estar inscritos en la escuela. No lo mandé a su maúser por mi hija y por la alcahueta de mi vieja, los recibí por mis pobres nietos… ¿Qué hago compadre, ya no encuentro la puerta? 

-Pues pon a tu yerno a pepenar envases de pet y botes de aluminio…

–  Si tú supieras que es bien gueva… por eso le apodan «El Masgue» 

-¡A pá suerte que te cargas compadre! 

– ¿Y la chamba que les prometieron por apoyar al me lo muerdes? 

-Nos dieron puro chíl…

-No te preocupes, ya somos dos, ni con unas barridas nos cambia la suerte…

-Mejor vente a tomar un cafecito para agarrar ánimo…

– Ya me siento pobre fiambre compadre, sin rumbo fijo y sin dirección…

-Ya ves que eres un hombre de ideas, ponte a cantar en una esquina y verás que sale para el pipirín y te sobra para invitar al «Nopal» al yerno…

-Este pueblo, ya es otro Comala, pá donde quiera que camines, anda la gente que parecen fantasmas, ya ni saludan.

-No sea  pesimista compadre, pronto lo verá florecer, habrá un chorro de  trabajo, será casi parecido a los pueblos en donde se jugará el mundial de futbol.

-¡Apúrese compadre! Termínese el cafecito y vámonos a la feria de la salud a hacer fila ¡Córrale compadre, dicen que son gratis las consultas!

-Ve tu compadre, a mi lo que me encontrarán, será un chingo de azúcar en la sangre y la presión alta por tantos nervios alterados… yo lo  que quiero es trabajo…

-¿Y si vendemos los lugares a la gente que no alcanzó un buen lugar?

-Compadre ¿Será cierto de que el té de tila, es bueno para detener la ansiedad?

*

Es por demás, quienes deben de estar preocupados  por la calidad de vida de la ciudadanía y su ecosistema no se preocupan.

Este mundo en el que vivimos se encuentra de cabeza, como quisiera que Don Chevo gobernara otra vez en este pueblo.

-No llore madrina, pídale al de arriba que nos mantenga las bolas de humo para mantener la esperanza de que no nos faltarán alimentos.

-¿Bolas de humo? Esas son las que le tiran al pueblo para que duerma en sus laureles. En este pueblo la mayoría, ya somos los hijos de Pedro Páramo. Solo ellos, los elegidos, comen con mantequita, mientras que a los otros, yo, tú, él, nosotros, ustedes ellos, ni porque nos desgañitamos, agitamos banderitas, nos subimos a los postes, como si fuéramos changos bajando cocos en las palmeras, nos dieron chamba.

-No hable tan fuerte madrina, hay vienen aquellos y son orejillas, ya ve que a una familia del barrio chino que tanto se desgañitaba, nomás les dieron puro chili piquín… arrepentidos hasta quemaron las playeras y propaganda y otros nos quedamos como la historia del perro sin las tortas, soñando en un pírrico salario.

-Y los escribanos “copucheros”, nada que cuentan la verdad,  ya les dieron por donde masca la iguana.

-Yo le recomiendo que le encienda y ore al Santito de los desempleados.

-¿A Don Chevo, Pín, Silva o San Juditas? ¡No amarres navajas, mija! Esos ya piraron, esos ya son   nostálgicos recuerdos. 

-Ni se la crea, esos andan por ai, la gente  quiere que regresen.

-¿Qué regresen qué?

-¡Pues lo que se  llevaron…! Esos nos saldrán que fueron igualitos al Don Tebo Flores, que solo corazones robaban…

-No se crea de los chismes ¿De casualidad usted no es seguidor de Lili Téllez, loretito o el de aquí? 

-Regresemos al punto de donde partimos la charla, este pueblo cada día se hunde, la fauna y flora se extingue, los ebanitos se secan y los expertos que tenemos ni se preocupan.

La pobre gente en edad de trabajar, mejor quiere brincar para el otro lado…

-¿Otra vez se convertirán en chapulines? De seguro  que se  les acabó el amor ¿Cuál falso fue tu amor? 

-¿Y ahora que le picó madrina?

-Es que me acordé de una canción que canté en una vela en la tierra de los chungos ¡Ai  nos vidrios, se me olvidó que deje los frijoles sobre la lumbre! 

«El Ebanito se va secando, así  también los sueños mahuacateros».

More articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Las ultimas