24.9 C
Ciudad Mante
lunes, diciembre 5, 2022

CONTRATESTAMENTO (Fragmento)

Debes leer esto

- Advertisement -spot_img

VALENTÍN ORTÍZ REBOLLOSO

 …de un viejo adolescente  de 65 y más  para su amor a primera vista.

No me olvides por si me voy por culpa de este golpe traicionero a los que somos viejos jubilados.

Desde hace años lo veía venir y todos me decían: pinche trastornado.

No hay peor síntoma que poco a poco me va extinguiendo en esta soledad en que me faltan tus abrazos y besos. 

No es comprensible que nos hayan tendido esta trampa, de que valores nos hablaban, acaso ese fue el precio por recibir la medalla de falso oro y gloria. 

Ser Viejo ya no es un honor en este mundo infectado de virus llenos de hipocresía. 

Otra vez la edad de piedra regresará  en la mayoría y en los otros pocos se burlarán de las estatuas. 

Esto para mí no es sorpresa, ni cobarde lamento, lo siento por los otros que nunca entendieron lo que la dignidad representaba.

Amigo de infancia, espero alcanzar a tomarme un café una mañana pronto al igual que en el ayer en aquel café de chinos en donde la sobremesa cuestionábamos el cual sería el futuro de los pobres a los que no les importó su existencia ni por vacile a  los duros servidores públicos ¿Porque los pobres elegimos a los enemigos para que nos dirijan los destinos?

Que será de mis nietos y hijos mileniums que están perdidos en su vacía cultura sin contenidos que por lógica les despierte su inequívoco narcisismo. Sus límites están definidos por los otros que solo les interesa el ensanchamiento de sus capitales.

 Los Viejos no debemos de vivir en atmósferas susceptibles a las persistencias de los virus que debeliten nuestra inmuneficiencias. 

No te olvides de mí que tal vez no te di la vida que merecías, si me lo propuse por darles lo posiblemente todo a ti y a mis hijos.

 Sobre los viejos están dejando caer el guillotinazo pactado en la gran casona en donde se reúnen los nuevos dueños del mundo y quizás no sabes el porqué.

Ellos tienen temor que los poquitos con agallas les imbuyamos el valor de la dignidad  en los jóvenes para que sepan que su cultura era chatarra sin nutrientes que solidificaran su conciencia y huesos.

De no retender la lección los poquitos vivos de nuestra generación seremos culpables de haber sido coparticipes de haber creado ya no robots y si zombis a nuestros hijos y nietos  al servicio de ellos.

Siempre te quise mi amor a primera vista, siempre supe que de tus labios al besarlos  me transportaron al futuro, que tu sonrisa no desaparezca y que sea ella surtidora de  esas alegrías milagrosas para desterrar tristezas en mis hijos. 

Te enfatizo,  te quiero amor que a lo lejos la nostalgia siempre me tenía alerta y presente tu imagen. 

Si me salvó de esta chingadera que nadie me quita de la cabeza, de que  la inventaron para jodernos porque les salimos caros a los erarios públicos.

Hasta el cansancio te reitero que regresaré a ti con más fuerzas que la de un adolescente muy enpelotado. 

Esta sociedad se traga sus angustias, sus temores por su propia conducta indigna y traicionera.

 Me siento honrado de haber tenido  una compañera mujer madre de mis hijos que supo que al mal tiempo hay que darle buena cara con los ovarios bien puestos por sus hijos y por su pueblo. No me entierres ni me cremes, ni sueltes rezos y oraciones adormideras por siglos.

No derrames lágrimas por este, deja que los carroñeros me traguen para que en sus largos viajes, en sus casas de descanso infecten y mueran con los otros, te he de decir que de antemano en vida  ya están muertos. 

Esto que te escribo no es una pesadilla,  es la realidad que nos aderezan con sus aparatos y chayoteros orgánicos, tu solo te podrás reír  en tus soledades con tus hijos porque la dignidad todo hace posible que olvidemos.

Artículo anterior
Artículo siguiente

More articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Las ultimas