18.3 C
Ciudad Mante
viernes, diciembre 2, 2022

MI MUNDO

Debes leer esto

- Advertisement -spot_img

Mi mundo es nuestro mundo.

Bee Gees

POR: CARLOS ACOSTA

 Para Citlalli 

1 Este es mi mundo. En esta parte de la casa soy la que soy. Aquí es en donde a diario me busco y a veces encuentro. El mobiliario es un sofá y una mesita, una silla y una lámpara. A lo cerca mi laptop, en lo alto el abanico, a lo lejos el librero. Es mi mundo. Aquí es donde nacen mis sueños, desde donde echo a volar la imaginación. Desde aquí llamo a los amigos y sé que me escuchan, escribo cartas que no envío, dejo crecer en mi cabeza locas fantasías.

2 Es una habitación en otra habitación, como si fuera la mía una casa Matrioshka. Con la gente que vivo, sé que estoy dentro de ellos y ellos dentro de mí. Como si fueran nuestras vidas unas vidas Matrioshkas.  Tiene, mi mundo, un amplio ventanal que ve hacia el sur. Desde ahí, miro la vida que pasa, la que por ninguna razón se detiene en la calle, la que siempre se está yendo. Son míos, el sol de septiembre, la lluvia matutina, las flores del jardín. Veo el presente, todavía puedo ver residuos de pasado. Poco a poco, aprendí a adivinar futuros, mas no soy afecta a andarlos proclamando. 

3 No estoy sola, estoy conmigo. Y, modestia aparte, soy buena compañía.

4 Tú también, cuando quieras puedes venir de visita. Te recibiré en el micro mundo en donde vivo. Quizás, cuando vengas, te recuerde un poco al asteroide donde vivía El Principito. Acertarás. Sé que eso es: un pequeño universo para ser y para no ser, para creer y dudar. Un sofá, una silla para mi laptop y su lista de amigos y música entrañables, la mesita con su lámpara y el bolígrafo. Aquí cerca las cortinas. Allá lejos la cocina.

5 Aquí, a ratos, soy feliz. A ratos, lucho por serlo. Este sofá, esta ventana, saben de alegrías y desasosiegos, de nostalgias y proyectos. Saben de mis noches con los ojos abiertos mirando el techo de la habitación, buscando en el trozo de cielo que se ve por la ventana, la estrella que por años creí perdida y que, ahora, doy fe de ello, titila para mí. 

6 Cada mañana debo poner en orden mi mundo. Igual que lo hacía el pequeño príncipe con sus volcanes y su flor, con la mala hierba y los baobabs. Quito y doblo cobijas y sábanas, acomodo la silla, limpio mi laptop. A ratos abro las cortinas de la ventana. Si es de día apago la lámpara, si llega la noche, la enciendo.

7 Es mi mundo. Y creo que también podría ser el tuyo. Bien sabemos que cualquier mundo tiene una interconexión con los que le rodean y lo que sucede en uno, incide en los demás. Por eso he dicho que también podría ser el tuyo. Todo es cuestión de que te comuniques. Tal vez no sea perfecto, pero es un buen lugar para hablar. Para oír a quienes tengan urgencia por deshacerse en palabras. Y quizás, por qué no, para que, a su vez, alguien me escuche. Quien quiera, puede venir, pero, sin duda, lo han de valorar mucho más, aquellos que saben que el pecho es una olla de presión y la boca es la válvula de escape. Pueden venir. De unos años para acá, encontré la más grande riqueza que pudiera haber hallado: escuchar, creer, orar. 

8 Este es mi mundo. Aquí ando pues. 

 

More articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Las ultimas