18.1 C
Ciudad Mante
viernes, septiembre 30, 2022

Mis Comentarios

Debes leer esto

¡¡ MI COMPADRE “TOÑO” CASTILLO”!!

El jueves pasado recibí un mensaje en mi cel: Compadrito, no todos los años se cumplen 65. Los espero el sábado a las 8 a cenar en mi casa para festejar, rezaba dicho mensaje. Ahí estaremos, contesté rápidamente. Prepárate, le dije a Lupita, los compadres nos esperan el sábado.

Fuimos a la cena. Vimos muchos amigos comunes, saludé a sus hijos, nueras, nietos, pero sobre todo abrazamos a mi comadre Rosa y a mi compadre “Tono”. Por supuesto que cantamos y reímos mucho, mucho.

¡¡DAME UN PUNTO DE APOYO Y MOVERE AL MUNDO!!

Así dijo Arquímedes (matemático y geómetra griego) cuando tuvo en sus manos una palanca.

En momentos determinantes en mi vida hay algunas personas que me sirvieron de palanca de impulso para alcanzar mis objetivos. Por supuesto que a ellos les guardo en mi corazón un inmenso agradecimiento por lo que en su momento hicieron por mí.

Hasta que uno está viejo (si eres inteligente) te das cuenta de lo importante que fueron en tu vida y de cómo sin percibirlo Dios los instaló a tu lado como un medio de concretar las bendiciones que de alguna manera EL CREADOR te asignó. ¿Son como ángeles?. No sé, tal vez así sea.

Uno de esos personajes, amigos, ángeles, medios o como se les quiera llamar es mi compadre ANTONIO “TOÑO” CASTILLO.

Lo conocí de cerca (ya había tenido noticias de él) en 1973, cuando trabajábamos en el Ingenio del Mante. Cursamos juntos la secundaria, la prepa y la carrera profesional. Fue un factor sumamente importante para que yo no abandonara la carrera, pues cuando ya mi ánimo estaba a punto de desfallecer, por lo pesado de de tanta actividad que yo realizaba y casi tomaba la decisión de salirme de la universidad, siempre me decía, no te salgas, sigamos adelante. Y no solo era ánimo de palabra, había ocasiones en que TOÑO pagaba la comida o la cena o el pasaje para ir hasta Victoria todos los días a tomar las clases de la carrera.

En 1976 nació mi hijo José Manuel y escogimos a mi compadre para que lo “confirmara”.

Cuando estábamos en octavo semestre, mi compadre fue nombrado Gerente Financiero del Ingenio y su economía mejoró en forma muy importante, entonces a él le fue bien y a mí también, pues aunque me daba pena, mi falta de recursos económicos me llevaba a aceptar en muchas ocasiones la invitación a cenar y en otras muchas tantas viajábamos en su carro lo cual me ahorraba gastos.

Cuando mi agobio por la situación económica llegó al máximo nivel y decidí pedir aumento de sueldo y/o en caso negativo abandonar mi trabajo en Coca-Cola, mi compadre para apoyar mi toma decisión, se comprometió a darme trabajo en el Ingenio, así, si en la Coca-Cola no había aumento yo me iría al Ingenio. ¿Quién con un soporte así no se anima a tomar una decisión muy difícil? Yo tenía ya en Coca-cola 6 años y estaba completamente agradecido con ellos ya que me permitían faltar una tarde cada tercer día. Sin embargo mi situación económica era apremiante lo cual me llevó a “pedir un aumento de sueldo”. A partir de esa fecha (y gracias a mi Ángel Mayor, Don Jesús Altamirano), mi vida cambió notablemente. En mí querida Coca-Cola Mante, el día de mi petición, no solo me dieron aumento de sueldo, si no que me nombraron Contador General y me asignaron un vehículo para mi uso personal. En Coca- Cola, después, me nombraron Gerente Administrativo y posteriormente Subgerente y después Gerente General, etc., etc.

Quiero mucho a mi compadre “TOÑO CASTILLO”. Lo veo todos los lunes que voy a caminar al Estadio Zaragoza. Nos abrazamos, platicamos, recordamos anécdotas, nos reímos. Es mi palanca, es uno de mis Ángeles terrenales.

Al fin contadores, tengo muchas anécdotas contables y no contables y nos une un cariño sumamente especial.

COMPADRE: ¡¡Que vivas eternamente!!. Te abrazo.

Un saludo cariñoso para todos.

Cd. Mante, Tam. 16 de febrero de 2015

More articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Las ultimas