29.7 C
Ciudad Mante
sábado, julio 2, 2022

Vida Diaria

Debes leer esto

- Advertisement -spot_img

Mañana inicia la verdadera campaña…

Por: Rosa Elena González

De acuerdo a las leyes electorales las campañas políticas concluyen hoy miércoles primero de junio, hasta las 12 de la noche de ese día tendrán los candidatos tiempo para hacer proselitismo, refrendar o ganarse la confianza de la gente y solicitar el voto. 

Hoy culminan los cierres de campaña y en acato a las disposiciones, a los tiempos electorales marcados por el Instituto Electoral de Tamaulipas, ningún candidato podrá mañana andar en la calle solicitando el voto, tampoco pueden aparecer en los medios de comunicación. 

Acatando las leyes electorales, los 3 candidatos deberán estar quietos sin hacer nada que huela a inducción al voto, deben permanecer guardando prudente silencio, esperando el día de la elección. 

Bueno, en teoría así debería de ser, y quizá los que no sepan de estrategias electorales se ajusten y acaten las disipaciones del árbitro electoral, pero la realidad es que en los días de guardar es precisamente cuando se realiza la verdadera campaña. 

¿Por qué decimos que inicia la verdadera campaña? Pues porque los días previos a la elección es cuando unos y otros se destrozan con estrategias en diferentes frentes pero se guardan los pedacitos para que nadie se entere, los que saben de operación electoral dan los golpes más duros pero se preocupan por no dejar rastro incriminatorio, se da la estocada final al adversario pero se limpia la sangre para que no quede huella ni delito que perseguir, es la guerra. 

Son los tres días previos al día de la elección cuando los partidos políticos echan a andar la maquinaria caza votos, se recorre el territorio, realizan las reuniones con las estructuras, se hacen los ajustes de los centros de acopio, los puntos de reunión y se explica bien como se realizara la operación del día glorioso para unos, triste para otros, pero donde los involucrados deben de hacer todo lo ya ensayado al pie de la letra para lograr el objetivo final que no es otro que llevar al triunfo a sus candidatos. 

Expertos en estrategias político-electorales afirman que tres días antes y un día después de la elección no hay buen candidato que duerma y seguramente tienen razón pues saben que les puede pasar la sentencia popular “camarón que se duerme se lo lleva la corriente”  es decir, dormirse ganados y  despertar perdidos por lo que prefieren apegarse aquello de que, “el que madruga DIOS le ayuda”, razón por la que prefieren permanecen con los ojos muy abiertos, los oídos muy atentos, sin dar tregua ni a su almohada no sea que les quiera robar los sueños. 

Previo a la elección se preparan los escudos, los operadores políticos utilizan ese periodo de “guardar” para moverse en silencio, se tienden redes para cazar a los mapaches de otras especies, si se requiere, resguardados en la oscuridad de la noche se deslizan hasta plantar evidencias contra el adversario, en ocasiones hasta se utilizan siglas adversas a sus colores para confundir, desestabilizar, o que sean otros los que se enfrasquen en denuncias, aunque ellos sean los autores. 

Todo lo que se tiene que arreglar y desarreglar para ganar una elección se hace prácticamente los tres días previos a los comicios, que según el librito de los oscuros políticos, hasta buscar y comprar las conciencias de enemigos es recomendable. 

En fin, la situación es que hoy terminan los tiempos autorizados para hacer proselitismo, pero que en realidad es mañana es cuando comienza la verdadera campaña, la que se hace los días previos a la elección, en la cual ni los que van arriba en las encuestas con un alto porcentaje a su favor se pueden dormir, porque definitivamente una elección se gana o se pierde de acuerdo al trabajo que se realice los tres días previos a las votaciones y la capacidad de movilización o  según sean las necesidades de cada quien,  inhibir el voto. 

 

- Advertisement -spot_img

More articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Las ultimas