30.4 C
Ciudad Mante
miércoles, abril 24, 2024

EL PASEO DE LOS MURALES

- Advertisement -spot_img

Debes leer esto

- Advertisement -spot_img

Por CARLOS ACOSTA

El Mante, la ciudad, en palabras de Fantini, donde el azúcar es más dulce, y ahora nombrada La Ciudad del Agua, ha sido casa y convivencia para un grupo de jóvenes grafiteros, muralistas, pintores, artistas todos. Gente que levanta la mano en favor del arte a través de figuras y colores, dibujos y texturas, trazos y fantasías. Las bardas de esta población cañera, han cobrado vida, reviven, renacen, tienen algo que decir.

Si yo pudiera ser el portavoz de los ochenta mil mantenses que vivimos aquí, diría a los artistas: gracias. Pero no sólo gracias, sino setenta mil millones de veces siete, gracias por haber venido a intervenir con su presencia, su talento, no sólo las calles y los muros, sino el espíritu y la esfera social y emocional de toda persona que tuviere a bien posar los ojos en sus obras ya icónicas.

Es la primera Galería a cielo abierto en el estado de Tamaulipas, dice Salvador Zamora, que, junto con Ekza Illescas, son quienes encabezan la organización de este Encuentro Internacional -Renace Street Art Festival- en El Mante. ¡Qué orgullo para nuestra ciudad! Desde ahora, a estas calles, en donde están las bardas de la escuela Club de Leones -sede del Encuentro- y del Colegio México, las llamaré así: El Paseo de los Murales. 

Platiqué con varios de los artistas. En todos, sin excepción, encontré la palabra gracias. Agradecían a la ciudad el recibimiento, el buen trato, el paisaje, las paredes, la posibilidad de manifestarse como mejor saben hacerlo: a través del arte y sus colores. Le dije a Macías, mientras que con su amigo David, pintaban el mural del ojo gigante y el xoloitzcuintle, que, según Eduardo Galeano, la gratitud es la memoria del corazón. Y él agregó, estamos aquí para contribuir. Y luego deletreó la palabra: Con-Tribu-Ir, es decir, ir-con-la-tribu. Ir con la tribu, repetí en voz alta. Y nos estrechamos la mano.

Maick.

Tú de dónde vienes. Yo, de la ciudad de México. Este es mi segundo día. ¿Y cómo te sientes en El Mante? Muy bien es un clima muy bueno. ¿Y qué dibujas ahora?  Ondas orgánicas y biomecánicas; ahí, aunque no parezca, dice Mante. Al mío se le llama estilo salvaje, formado por cosas orgánicas, texturas como la corteza de un árbol. No, no tengo un mensaje, mi mensaje es estético. Porque este es un grafiti. Cuando pinto murales, ahí sí, toco temas sociales, política, ecocidio. Estoy empezando, venga dentro de dos horas y verá la imagen ya casi terminada. Estiró su mano y me ofreció una tarjeta. Aquí está mi Instagram, Maick Aguilar. Soy del sur de la ciudad de México. Sigue en tu trabajo, no te quito más tu tiempo. Gracias. No, gracias a usted, a ustedes, a la ciudad.

Aveola.

Soy de Gutiérrez Zamora, Veracruz, pero vivo en Reynosa. Mi proyecto es muralismo y caligrafía. Y es más que nada, agradecer. En Tamaulipas se está gestionando este proyecto y está padre que mucha raza venga de fuera, a expresarse y dejar un poco de ellos aquí, en las paredes. No tanto es para nosotros, más bien es para la gente. Me informé antes de venir, y supe que la caña es algo muy prominente aquí. También me enfoqué en la fauna: estas son las liebres y el conejo. Y el gato montés. ¡Enhorabuena que andan por acá!, digo. Que nuestra actividad sea inspiradora para los chavos. Una vida que pudo ser violenta se puede cambiar por un grafiti de estos. Está bien. Gracias.

Leto.

Leticia, pero me dicen Leto. Vengo de Mérida. Voy a hacer un rostro. Estoy representando a una Diosa que transmuta lo impuro en luz. Estoy representando esa transmutación. Mariposas y Orugas. Un rostro con orugas, una crisálida, y luego la salida de mariposas. La transmutación se da. Sí, este es el cuarto Festival que se organiza. En la Ciudad del Agua, así llamamos a El Mante. Renace se llama. El anterior fue en Playa del Carmen, y antes en San Miguel de Allende. Muchas gracias Leto. ¿Y tú, cómo es tu nombre? Acosta. Ok Acosta, gracias. 

América Libertad.

Soy de Colima. Pinto las infancias. Con un tema muy delicado como lo es su salud sexual. Su cuidado. Para que de adultos tengan sus cualidades sanas. Tanto niños como niñas se protejan como al agua, como se protege un manantial para que siga nutriendo esta tierra en la cual ellos se van a convertir en las nuevas semillas, no solamente de hijos o hijas, sino de conciencia. El manantial, donde nace, es como un útero sagrado de donde proviene la vida. El dibujo es una garza y una niña con un cráneo de venado, que por cierto está en peligro de extinción según me informan. Y eso representa a los ancestros que ya se fueron, así como los animales sagrados para la cosmovisión antigua, pero nos siguen acompañando con su sabiduría y su legado, energía que dejaron en tierra. Pinto desnudos femeninos para re dignificar el cuerpo humano sagrado, más allá de verlo con morbo. Ya que son cuerpos sacros. 

Rau Artic Shop. 

¿De qué parte de Colombia vienes? Vengo de un municipio que se llama Sopo, cerca de Bogotá. Utilizo una técnica de alto contraste con plantillas en esténcil. Tengo aquí las plantillas. El esténcil, también conocido como medio esparcido. Por medio de una figura recortada en un sustrato, en este caso cartulina, se forma la imagen por medio de los cortes. Unas líneas que, más gruesas o más delgadas, forman el volumen del mural. Dan luces y sombras. En este caso es un rostro. Su expresión la sabremos hasta que lo termine. Mi paleta sugiere armonía, son colores muy armoniosos. Y también transmite tranquilidad, de acuerdo con la temática del agua. Reflejaré paz conmigo mismo y por ende con los demás. Soy del Sopo, del Departamento de Cundinamarca. Muchas gracias. 

Nadia.

Tú eres mantense. Sí, esposa de Salvador Zamora. Y qué dice él. Dice que ojalá Mante fuera conocida por otra cosa y no por lo que ya se sabe. Y que, así como él, la gente le apueste, le invierta al arte, que deje plasmada su pasión. Que no tengan miedo de entrarle por los riesgos que conlleva. O a la crítica. Y tú lo apoyas. Claro, totalmente. También estás convencida. Sí, desde el día uno. Yo soy la parte que aterriza las ideas. Somos un buen equipo. Él fluye con los artistas, yo soy más como de organización. Nos equilibramos de esta manera. También hay familias, artistas con sus hijos, que ahora están pintando. Estamos muy contentos, Chavita acaba de cumplir ocho años, y le gusta dibujar. Y ahí anda, con los artistas. Una amiga me dijo: imagina los recuerdos que tu hijo va a tener de todo esto.

Salvador.

Qué pasa por tu cabeza Salvador. Creo que están sucediendo muchas cosas, sin embargo, el intercambio cultural que se está dando, ahorita en este momento en El Mante, no tiene precedente. Lograr reunir a setenta muralistas de la mejor talla a nivel nacional e internacional no es cosa sencilla. Y, sin embargo, en palabras de ellos, que estuvieron en Playa del Carmen y San Miguel de Allende en años pasados, a El Mante la estamos elevando al nivel de esas ciudades. Y lo digo con gozo en mi corazón que, según sus palabras, este es el mejor recibimiento y trato que han tenido. ¿Hay un propósito? Sí, yo soy arquitecto, con especialidad en diseño urbano. Y esto va de la mano con ello. Me veo reflejado en esos murales. Tenemos aquí a dos colombianos, una argentina, una canadiense. Vino una de Estados Unidos. A gente de Colima, de Mérida, de Playa del Carmen, de muchos puntos del país. Ya llevamos a algunos a El Nacimiento, quedaron fascinados. Yo aquí nací y aquí me quiero ir. Si pudiera hablar en nombre de los ochenta mil mantenses, le dije, te agradecería a ti en especial. Usted es poeta y quizás tenga las palabras para decir lo que está en mi corazón. Pues te aseguro que tu emoción de este momento quedará en mis letras. También agradezco a la Escuela Club de Leones, a su directora, la maestra Chely, por las bardas y la disposición. Gracias a tanta gente que han levantado la mano, dando hospedaje, enviando comida. Es el Mante que se unió. Salvador: tus palabras estarán en Colectivo3. Ok. Gracias. 

Siu.

Vengo de Guadalajara, de Tonalá Jalisco, la cuna alfarera. El gusto por la pintura es desde siempre. Desde niño estuve en contacto con el barro, con la cerámica, la pintura. Durante la pandemia me di mucho tiempo para la introspección. Y a partir de ahí surgió esto. Principalmente me gusta el color, los tonos claros. Las plantas, los animales. Así es como me gusta darles vida a las paredes. Cada color nos conecta con diferentes emociones. El azul me genera tranquilidad. Y aquí, en este mural, es el agua. El Mante es la ciudad del agua. Uno de mis personajes es el Sol. La mantarraya es un animal que me gusta mucho. Creo que el agradecimiento es mutuo, por el buen trato, por la gestión, está siendo una gestión muy buena.

Fátima.

Soy del estado de México, Atizapán de Zaragoza. Estoy pintando a una niña, es mi sobrina. Me gusta pintar algo que yo le llamo familia a la distancia. Tiene en sus manos una luciérnaga. Es la luz en la oscuridad. En el bosque, ante el miedo, las luces de las luciérnagas le imprimen misticismo. Y es una analogía con la vida real y cotidiana que a veces es tan abrumadora y grande que nos dejamos envolver y olvidamos esos chispazos de vida como el olor a café, el rayo de sol por la ventana, o reír a carcajadas, o compartir una charla con un desconocido (¡que se llama Acosta, intervengo!). ¿Acosta?, ¡ah, qué gusto! Yo soy licenciada en Artes Visuales, pero me dedico a esto, es mi necesidad. Nunca en los lugares a los que he ido a pintar, he recibido tanto amor como aquí. Ya no sé quién le da la luz a quién: si la luciérnaga a la niña, o la niña a la luciérnaga. Déjeme darle un abrazo.

Paola.

Vengo de Comonfort, Guanajuato. Estoy pintando el Venadito que me dicen había en Mante. Y a su lado una mujer, una chamana. Me comentan que aquí hay mucho de esa cultura. Pero también a la mujer la represento como la fertilidad, la fuente de vida. Es una mujer sanadora, mujer que cura. Y Mante es un paraíso, lleno de agua, la vegetación, los cañaverales. El chamanismo lo relaciono con la naturaleza, con la madre tierra. Estamos rescatando un poco de su propia cultura, que a veces los propios habitantes no son tan conscientes porque nos ha invadido el consumismo y nos hemos desprendido de la naturaleza. Venimos a recordarles la maravilla que tienen aquí. Un día, cuando se den cuenta, todos los muros estarán llenos de grafitis y murales. Gracias, porque la gente se ha portado muy linda.

Valeria.

Soy de aquí de Mante. Ekza, uno de los organizadores, es mi cuñado. Él ya había hecho varios murales en Mante. Yo a usted lo conozco. Mi estilo es Tierno, Adorable. Son colores pastel, dulces. Yo espero que a los mantenses les guste mucho. Puede ser el comienzo de algo más grandes, que el arte florezca en la ciudad, no solo en la pintura, sino también en la música, en el teatro, en la literatura. Yo diría que todo el que lo deseé, se anime y lo haga. Esta es mi primera vez. Y los invito a que lo hagan. Qué gusto conocer a una mantense inmersa en este arte. Gracias.

Gijón.

Soy de Ecatepec, estado de México. Mi gráfica es una representación de las culturas pre hispánicas pero lo hago a través de mi interpretación, no como una copia como tal. Hago personajes. Paisajes. Este es un lago de Mante con plantas, hojas del río, un paisaje local, pero con mis personajes. Yo soy diseñador. Hoy me di la escapada y vine para acá. Ojalá se den la oportunidad de acercarse sobre todo los niños. Antes se tenía el concepto de que el grafiti era ilegal, vandalismo, pero si se acercan se darán cuenta que es algo mucho más profundo. A mí, de niño me tocó ver a alguien pintar y eso me cambió la vida. Y creo que fue la decisión correcta. Soy feliz. 

Valery. Viene de Vancouver Canadá. Su mural es La mujer huasteca con el fruto de Mante, que tantos buenos comentarios ha generado entre los que han venido a verla y desde las redes sociales. 

Agos Roganovich. De Buenos Aires, Argentina, en colaboración con Karla Divech, de Playa del Carmen, dibujaron las ranas que les dieron la bienvenida al llegar al canal del bulevar Cano Manilla, y además un juego de naipes. 

David.

Vengo de Colombia, Jamundí, cerca de Cali. Me llaman la atención los xoloitzcuintles. En México, en la UNAM vi dos. Aquí representamos la vida y la muerte. Y así nos fusionamos. Este es el resultado. Mire, es como si fuera un ojo. Aléjese para que lo pueda ver. En medio del ojo le agregamos una brasa, como las del temazcal, como si fuera la pupila. Esto es un intercambio cultural. Es compartir algo, más que pintar, algo más humano. Conocer más gente. A veces en el arte te saturas mucho. Llegué el lunes, pero empecé a pintar el martes, con calma. Con calma. 

Macías.

Yo soy Macías, de Guadalajara, de Tonalá. Este es un mural. Entre David y yo unimos dos murales. Él representa un xoloitzcuintle y yo un lagarto. Lo que siento al hacerlo es libertad. Y esa libertad no tiene precio. Seguir tus sueños, una manera de libertad de expresión. Un color, otros colores, sombras. Libertad interior, de allá nace todo. La vida es fluir. Yo diría gracias por recibirnos acá en este lugar. Amor, arte, crear, creer. Con permiso, Por favor, Gracias. Estamos aquí para contribuir. Con-Tribu-ir. Ir con la tribu.

Fueron setenta participantes. Es imposible incluirlos aquí a todos. Pero, eso sí, a todos, El Mante, la Ciudad del Agua, les guarda una total, infinita, Gratitud. ¡Hasta siempre jóvenes Artistas!

More articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Las ultimas

ENFOQUE POLÍTICO

PANORAMA POLÍTICO 

ANALISIS POLÍTICO

Letras prohibidas

ENTRE LINEAS 

- Advertisement -spot_img