23.1 C
Ciudad Mante
jueves, octubre 6, 2022

LA DETENCION DE MURILLO KARAM ES UNA BOLSITA DE MIEL

Debes leer esto

DE PRIMERA … LA DAMA DE LA NOTICIA

POR ARABELA GARCIA … 

  • HUEVONES AVISPADOS Y HUEVONES PASMADOS, EN CUAL GRUPO TE IDENTIFICAS.

  • HISTORIAS Y CRIMENES EN EL PAIS SIN RESOLVER

Cada día se acortan más los días en que los gobiernos tienen que ofrecer resultados, el caso Ayotzinapa, fue un tema que se convirtió en un haz político y el presidente dijo que actuaría hasta las últimas consecuencias para saber quiénes fueron los responsables.

Dos años para que finalice el gobierno federal morenista y los padres de familia de los 43 jóvenes estudiantes pensaron que las cosas serían más fáciles dadas las promesas, pero la realidad ha sido otra.

Sin embargo, el tiempo pasa, los trapos se ponen uno tras otro y siguen tapando   lo que muchos gobiernos no han podido sacar a la luz pública.

Mucho han sido los crímenes que se han cometido en agravio de la misma sociedad, las excusas salen sobrando, pero lo que si es que la gente ya no se chupa el dedo; la detención de JESUS MURILLO KARAM, es solo un distractor para continuar haciendo las cosas de forma errónea.

La larga lista de historias de crímenes y actos es larga, tan solo aquí le recordamos algunos, El 68; ’El Halconazo; El asesinato de Colosio; Ayotzinapa; La línea doce; San Juanico; los Mineros de Coahuila, este último por la impunidad descarada en la que permiten que se lleven a cabo las cosas.

Esta detención es una bolsita de miel para chuparla con el dedo mientras el país está sumergido en llamas y el narco continúa con el control del país y gastando millones en obras que costaran el doble y una ya terminada el AIFA un elefante blanco y una deuda de este gobierno con el banco mundial de $ 4555 millones de dólares.

AMLO ha propiciado que muchos personajes saquen las garras y se muestren tal cual son, ambiciosos y peor que los que antecedieron a otros gobiernos, pero también hay que reconocer que se aperturaron ciertas cosas que aún se mantenían herméticas a causa de la corrupción.

No sabemos si el país aguante seis años más con tanto problema social y económico, pero de que se movió el tapete y salieron las arañas, pulgas, garrapatas y demás es real, ahora lo peor es que se metieron otras que pretenden arroparse bajo las siglas de Morena y con la mentira de no robar, no traicionar y no mentir.

Cuando todos sabemos que el poder está en la gente, no sabemos hacer valer ese tesoro que tenemos, seguimos siendo los conquistados, los huevones, los que creemos que todo debe hacerlo alguien más y en esa zona de confort hemos cedido el poder a todos, gobierno, autoridades, policías, sociedad, etc.

La realidad es que nos gusta vivir en un mundo de fantasía esperando que los carros chocolates se puedan legalizar, que la luz baje igual que la gasolina, pero nada de esto es real, por ello los políticos nos toman el pelo cuando quieren y a la hora que lo deciden.

1.-¿POR QUÉ MATARON A LOS ESTUDIANTES?

2.-¿QUIEN DIO LA ORDEN PRIMIGENIA?.

Nadie sin autoridad es capaz de llevar a cabo un crimen serial de esta naturaleza, por ello es que este no fue una situación aislada, fue todo un tema ordenado, premeditado y aplicado con un fin.

Más allá de la Tierra de los Inocentes, entre el Mar de la Tontería y la Cordillera de la Ingenuidad, se ubica el País de los Huevones.

Lo primero que llama la atención cuando uno observa a este singular país, por muy existentes. Hay dos mundos ahí, claramente definidos y separados por un ancho abismo: el de los “huevoneses avispados” ―un pequeño grupo de privilegiados que concentra toda la riqueza y el poder político y económico, y que habita en una burbuja dotada de todas las comodidades y aislada por completo del entorno―, y el de los “huevoneses pasmados” ―la inmensa mayoría de la población, que vive en condiciones infinitamente inferiores a los anteriores, y fuera de la burbuja

Existen quienes pretenden que hay un tercer segmento, los “huevoneses intermedios”, pero éstos o son “huevoneses avispados” venidos a menos, o “huevoneses pasmados” que a duras penas asoman la cabeza por sobre el nivel de su entorno. El grueso, la enorme mayoría, encaja en los dos primeros grupos (infinitamente más en el segundo que en el primero, en todo caso)

Lo extraño del asunto es que este inmenso desnivel no le llama la atención a nadie. Los huevoneses avispados lo consideran natural, incluso de origen divino. Para ellos, el mundo funciona así, no existe otra alternativa, por lo que lo mejor para todos es dejar las cosas tal como están. La excesiva desigualdad, según esta óptica, no representa un problema y, en consecuencia, nada hay que hacer para solucionarla.

Los huevoneses pasmados, por su parte, opinan igual, de manera que nada hacen para intentar reducir el abismo. ¡Tienen la misma opinión! ¿Se da cuenta? No importa que en el resto del mundo exista un gran número de países con mucha menor desigualdad, donde los sectores más desposeídos disfrutan de un nivel de vida muy superior a aquél al que ellos pueden acceder. Eso no los motiva. Ni siquiera les llama la atención. No son capaces, en un mundo globalizado como el actual, de mirar hacia afuera y preguntarse, ¿de verdad es natural tanta desigualdad? ¿Es cierto que el asunto no tiene remedio? Son huevoneses sufridos, cierto, pero, sobre todo, son huevoneses despistados y resignados.

Su grado de resignación llega a tanto, que aceptan como dogma divino que el modelo de desarrollo implantado por los huevoneses avispados, al que llaman “neoliberal”, es exitoso, pese a que ha tenido al país entre las 15 peores distribuciones del ingreso del mundo durante 40 años. Ni siquiera lo cuestionan, ¿se percata? Ni cuando hay elecciones y triunfa el bando que, supuestamente, lleva las banderas de la equidad y la justicia, el modelo es puesto en duda.

Se mantiene tan campante como siempre. Es importante señalar, en todo caso, que quienes lideran la coalición triunfadora son, también, huevoneses avispados, por lo que, difícilmente, se embarcarán en modificar algo que les es por completo favorable.

El grado de admiración por el modelo llega a tanto, que los huevoneses creen sinceramente que la única alternativa que existe frente a él es la planificación centralizada de países como Corea del Norte o Cuba. Por eso, cuando alguien osa criticarlo, es inmediatamente tildado de comunista.

Lo segundo que llama la atención en este particular país, es la carencia de derechos que afecta a la gran mayoría de los huevoneses pasmados. Ya que todo se vende, para recibir educación, salud, previsión y vivienda de calidad, estas sufridas personas tienen que adquirirla. Es su única posibilidad. Deben pagarla, cosa que normalmente no pueden hacer, porque es muy cara. No sólo eso, también para acceder a algo tan básico como las justicias tienen, necesariamente, que meterse la mano al bolsillo (leyó bien; en el país de los huevones la justicia NO es un derecho, sino un bien de consumo).

¿Qué ocurre entonces en el país de los huevones con quienes (la inmensa mayoría) no disponen de recursos para adquirir educación, salud, vivienda, una buena previsión y justicia? Pues, están liquidados.

En este país “especial” existe lo que se denomina “Estado subsidiario”, que es un Estado que no se preocupa de los derechos de las personas, sino que entrega subsidios, esto es ayudas económicas destinadas a los huevoneses que no disponen del dinero necesario para adquirir dichos “bienes de consumo”. Estas ayudas son, desde luego, escuetas, casi irrisorias: salud, educación, vivienda, previsión y justicia sólo precarias, apenas para salir del paso, en condiciones de calidad al menos cuestionables; y se entregan sólo a quienes, a juicio de los huevoneses avispados, cumplen con los requisitos que ellos establecen.

Por cierto, el hecho de que en todos los países desarrollados el Estado juegue un rol preponderante, no es un tema que suscite la atención en este especial país. Allí, a pesar de lo señalado anteriormente, existe el total convencimiento de que el ideal sería que dicho organismo no existiese.

¿Qué pasó? ¿Lo dejé impresionado? Pues hay más… mucho más. Permítame mostrarle, a modo de potpurrí, algunas de las perlas que usted puede hallar sin siquiera necesidad de buscarlas, pero esto en otras entregas, por ahora ya basta de huevones.

Sugerencias y comentarios arabelagarcia01@hotmail.com

More articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Las ultimas