23.8 C
Ciudad Mante
jueves, diciembre 8, 2022

Mis Comentarios

Debes leer esto

- Advertisement -spot_img

¡¡MI TESTAMENTO!!

(Poco soy, poco dejo)

 “El contrariar a la Naturaleza es cuestión de vida o muerte”: ISABEL ALLENDE

Los testamentos son cuestiones privadas. He sabido de familias que se destruyen entre sí, una vez que el testador ha muerto. Y no crean que me estoy refiriendo solo a testamentos de bienes materiales que son un alto porcentaje de aquellos que, en lugar de unir, desunen. 

La historia universal nos cuenta de un testador ruso que creyó que, porque su biografía se había escrito día por día y casi hora por hora, cuando el muriera, la gente a la que había sometido con excesiva mano dura, dádivas y poniendo el CULTO A LA PERSONALIDAD al servicio de su descarada vanagloria, con lo cual trataba de glorificar su pasado y ocultar sus errores, haría lo mismo que cuando él vivía. Era Stalin.

  Esos historiadores coinciden en que su equipo de colaboradores más cercano, dejaron morir a su líder de una hemorragia cerebral, sin prestarle una inmediata y adecuada atención médica, preocupados más por quien heredaría el poder que por la vida del que se decía su mesías y temerosos de que se les acusara de envenenamiento. Lo único que hicieron fue moverlo a un sofá y dejarlo ahí por doce horas, tiempo que utilizaron para repartirse el botín político. Cuatro días después, Lenin murió. 

En ese equipo estaba Stalin. Era temido por la violencia con que manejaba la totalidad de las decisiones. En vida: ¡¡HOMBRE DE ACERO!! Después de su muerte: ¡¡ASESINO EN MASA!! ¿Que prevaleció? Sus camaradas decidieron que de Stalin no quedara ningún recuerdo.

Entonces se procedió a la DESESTALINIZACIÓN:

– Se rebautizaron ciudades

– Se renombraron instituciones que habían recibido su nombre

– Se retiraron sus estatuas

– Su nombre fue discretamente eliminado del Himno Nacional

– Su nombre fue borrado de los libros de historia

– El adjetivo “estalinista” que generosamente se aplicaba en todos los proyectos y logros soviéticos, desapareció de golpe del vocabulario y hasta

– El triunfo en la Segunda Guerra le escatimaron

En cuanto murió su equipo enterró el testamento.

Los políticos mexicanos y de muchos países viven en su mundo ideal, en su mundo imaginario. Creen que su obra es algo sin comparación y que son grandes estadistas. Piensan que las generaciones del futuro llenarán las calles de estatuas y monumentos con su nombre, que será glorificado. 

Pues así: Los testadores políticos sueñan con la continuidad después de la muerte, sin saber que una “macolla” de integrantes de su propio equipo, no solo están esperando, quieren, lo desean, necesitan que su líder muera para iniciar el despellejamiento de lo hecho e iniciar su propia historia.

Yo por eso: Poco soy, poco tengo, poco dejo. Así no habrá nadie que se ponga a pelear: ALFREDO C. VILLEDA

¡¡LOS MÉDICOS Y LOS INTEGRANTES DEL SECTOR SALUD SI NOS HAN DEJADO COMO HERENCIA TODO SU AMOR!!

Un abrazo para mis amigos de FACE, ECO Y 12 HORAS

More articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Las ultimas