25.7 C
Ciudad Mante
lunes, junio 27, 2022

Mis Comentarios

Debes leer esto

- Advertisement -spot_img

¡¡DON VICTOR AMARO!!

(El “varón” tenía 70 años cuando lo conocí)

“Por qué y cómo correr”: Título de un libro extraordinario que tuve la oportunidad de leer cuando tenía 40 años. El tema son las carreras a pie. Lo escribió el Dr. George Sheehan, un Cardiólogo y corredor muchos maratones en Boston. Por ahí debe estar en mi pequeña biblioteca.

El 21 de marzo de 1992, el gran equipo de Deportes de Embotelladora Mante organizó una de las carreras atléticas más numerosas en nuestra ciudad. En la Gran Carrera de la primavera corrieron alrededor de 650 corredores, que para una ciudad del tamaño de Mante es un número muy alto. Se correrían10K y por supuesto que yo con mis cerca de 100 kilos me inscribí. También lo hizo don Víctor Amaro que en ese tiempo tenía, según el mismo dijo, 70 años. 

De la meta de salida salimos juntos y durante unos tres kilómetros nos fuimos platicando. Soy diabético dijo, pero no tomo ningún medicamento. Controlo mi enfermedad haciendo ejercicio todos los días, continuó. Mi comida se basa en nopales, arroz, frijoles y de vez en cuando pollo o pescado. Llueva o truene hago ejercicio. En caso de lluvia o mucho frío, corro a la vuelta y vuelta en la sala de mi casa. 

Así transcurrió la plática durante esos tres kilómetros. Íbamos relativamente despacio y dije, le voy a apretar un poco al paso para ver que reacción tiene Don Víctor. Cual sería mi sorpresa que Don Víctor también apretó el paso. Volví a apretar y Don Víctor hizo lo mismo. Ahora Don Víctor dio un apretón y lo seguí. Volvió a apretar el paso. Ya para eso la velocidad había rebasado mi capacidad y me dije, «lo siento mucho, pero que Don Víctor se truene solo, yo no le seguiré el paso». Ya no volví a ver a Don Víctor y pensé; «se me hace que abandonó la carrera». Pero, al llegar a la meta, ahí, fresco como una lechuga estaba Don Víctor, que había llegado bastante tiempo antes que yo.

A partir de ese día, probablemente no con la disciplina de Don Víctor, empecé a correr con más regularidad. En septiembre de ese mismo año corrí Medio Maratón, mismo que fue organizado por Grupo Tampico. Esto se constituyó en mi máxima hazaña en las carreras a pie.

En 21 años no volví a ver más a Don Víctor. Un día, si, 21 años después, tuve la fortuna de encontrarlo en Soriana Mante. Erguido como en aquel tiempo, más arrugas, pero la misma jovialidad demostrada en su forma de caminar y platicar. Nos abrazamos en señal de reconocimiento deportivo. ¿Cuántos años tiene? le pregunté; «91 me dijo y sigo corriendo», en mi casa, por supuesto.

Gente “gloriosa” como Don Víctor Amaro, deben vivir por una eternidad para que sirvan de ejemplo a muchas gentes.

Nueve años han pasado de ese último encuentro. Si Don Víctor vive, debe tener 100 años y seguro sigue corriendo. Ojalá, Dios lo siga conservando. No lo he vuelto a ver.

¡¡SI DON VICTOR SE TOPÓ CON UNO DE LOS MÉDICOS QUE AHORA DAN LA VIDA POR SUS SEMEJANTES, SEGURO ESTÁ VIVO!!

Un abrazo para mis amigos de FACE, ECO Y 12 HORAS

- Advertisement -spot_img

More articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Las ultimas