26.3 C
Ciudad Mante
lunes, julio 4, 2022

Nada es casualidad

Debes leer esto

- Advertisement -spot_img

COINCIDENCIAS

Por Omar Reyes

En un ejercicio de análisis de la economía en Tamaulipas y su evolución y deficiencias, tuvimos que hacer especial observación en el tema de la seguridad pública y su incidencia en el tema.

Es inevitable e invariable que los índices de criminalidad en una región, imparten negativamente en su desarrollo económico y social, uno de los puntos, en el primer acercamiento del estudio, me llamó en demasía la atención, TAMAULIPAS ES RESILIENTE y su economía, su gente y su crecimiento lo demuestran.

Hace unos años, en el estado vivíamos épocas terriblemente complicadas, la inseguridad era palpable, se sentía al transitar, se sufría de cerca y limitaba nuestra existencia, fueron períodos para todos muy negativos, pero se logró una evolución.

En 2010, la muerte del entonces candidato a la Gubernatura de Tamaulipas, RODOLFO TORRE CANTÚ a sólo 4 días de la elección y de su inminente triunfo, marcó uno de los puntos más álgidos de la inestabilidad que vivía la entidad, los siguientes años fue una debacle, con índices inestables en materia de seguridad que indistintamente todos en el estado experimentamos, unos más cerca que otros.

Para 2016, con el cambio de poderes en Tamaulipas, por primera vez se dio un relevo  de ideologías políticas y se inició una ofensiva frontal y permanente, FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA advirtió desde el primer día de su administración que nos habría tregua contra los malos.

Más de lo mismo, llegamos a pensar muchos, pero lo cierto es que hoy vivimos una realidad diferente, en la que se puede transitar por las carreteras, donde bajó el robo de unidades de carga, donde el secuestro es un delito a la baja, donde la confianza en las instituciones de a poco se ha ido recuperando, donde la movilización social para demandar seguridad sí ha aumentado, donde hay esperanza.

Y si todo está mejor… ¿qué está pasando en la frontera?

Después de varios días de enfrentamientos, vehículos incendiados y cámaras de video vigilancia destruidas, no podemos creer que podríamos regresar al 2016, o peor aún, regresar al 2010. Pero todo podría pasar y nada es producto de la casualidad.

Este año tendremos elecciones para renovar al gobierno estatal, y es inevitable pensar que hay intereses políticos detrás del desorden en algunas ciudades de la frontera norte, por qué pensarlo, pues porque quienes “administran” la Federación al día de hoy registran -ellos mismos- los peores niveles de violencia en varios estados y podría su mancha intentar entrar a la Entidad.

No es fortuito que en el año de elecciones y a meses de iniciar las campañas políticas, se estén registrando incidentes como los que hace años no se daban, en Tamaulipas no ha cambiado la estrategia frontal, no se ha bajado la inversión en seguridad, pese a que el Gobierno federal sí lo ha recortado.

La incapacidad de quien por años berreó en que tenía la solución para el país, hoy no tienen con escándalos, cortinas de humo, obras faraónicas, y una economía comprometida. No hay a quien más culpar.

¿Usted qué opina?

QUE CURIOSO

Se puede hacer ojos ciegos para seguir la línea que marca el jefe político, pero no se puede sostener el actuar en contra de la ética propia, es insostenible.

Eso es lo que están viviendo algunos legisladores en el Congreso de Tamaulipas, el hecho de que voten contrario a la instrucción oficial pero confirme a sus principios no es de extrañarse.

Desde el día uno vimos a dos legisladores cambiar de bancada y no es descabellada la idea de que algunos más se aíslen dentro de su bancada, de declaren independientes o se cambien de color. Veremos.

- Advertisement -spot_img

More articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Las ultimas