17.1 C
Ciudad Mante
viernes, diciembre 2, 2022

OPTICA POLITICA 

Debes leer esto

- Advertisement -spot_img

Por Aliber López 

“Reforma Eléctrica e Infodemia, liberales contra conservadores” 

Saber lo que pasa realmente con la RE (Reforma Eléctrica) que ha enviado Andrés Manuel López Obrador, requiere de mucha responsabilidad de parte nuestra; es bueno estar informados y no dejarnos llevar por la infodemia que en estos tiempos está a todo lo que da. En principio tendríamos que conocer la última de las reformas realizadas a la Constitución en el 2013, que de hecho legitimó la conversión de la CFE (Comisión Federal de Electricidad) en varias empresas que poco a poco han estado debilitando la función de esta gran empresa surgida después de su creación en 1938, por Lázaro Cárdenas del Río y su nacionalización por Adolfo López Mateos en 1960.  

Ya nacionalizada la empresa logró una cobertura cuyos beneficios llegaban en 1990 al 90 % de la población nacional. Pero a partir de 1990, ya con Carlos Salinas de Gortari en el poder presidencial, se inició un proceso de privatización y de otorgación de privilegios a las empresas privadas, nacionales y extranjeras, hasta llegar a la situación de que la CFE entrara en un franco proceso de bancarrota que en 2018 y 2019 el presidente de la república quiso evitar con una Reforma a las Leyes Secundarias. Se trataba solo de defender medianamente a la empresa del Estado (CFE) quitándole los subsidios a las empresas privadas, sus privilegios al vender la energía que producían y su distribución en el país, dejándole la carga a la CFE que por ese camino iba derecho a desaparecer como empresa estatal allá por 2029.    

 Sucedió que ante la entrada en función de las Leyes Secundarias de Energía, los “afectados” en sus privilegios, se ampararon para no perderlos, y algunos de los jueces federales, contrarios al interés nacional, dieron cabida a esa forma de combatir las Leyes Secundarias; fue entonces cuando la presidencia de la República, optó por presentar una reforma constitucional cuya pretensión principal es el de garantizar el otorgamiento del servicio eléctrico a la nación con precios al alcance de las familias mexicanas y el desarrollo socioeconómico de la nación. Además, la RE permitiría a la empresa de la nación, producir y distribuir el 54 % de la energía y a los privados el 46 %, propiciando que el manejo de los precios a los consumidores no caiga a los extremos que se viven en estos tiempos en España y otros países, donde son las empresas privadas las que garantizan primero sus ganancias, con tarifas exorbitantes, sin importarles si las familias pueden solventarlos. 

 El presidente López Obrador ha dicho y lo ha repetido en varias ocasiones: Quienes más necesitan subsidios en este país no son las empresas que los gobiernos anteriores les brindaron ventajas para hacer negocios, son la mayoría de los trabajadores, y las pequeñas y medianas empresas. La energía, el petróleo y el litio son estratégicos para salvaguardar la soberanía del país. Si estos energéticos están en manos privadas, los gobiernos dejan de tener sentido; prácticamente vivimos una confrontación entre liberales y conservadores. La marcha en la que ayer participamos de “Chedraui” a la plaza principal, está vinculada con manifestaciones que se están realizando en toda la nación, para solidarizarnos con la iniciativa presidencial.

Artículo anterior
Artículo siguiente

More articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Las ultimas