24.8 C
Ciudad Mante
viernes, marzo 1, 2024

POEMAS DEL CAMINAR

- Advertisement -spot_img

Debes leer esto

- Advertisement -spot_img

POR CARLOS ACOSTA

 

No es que piense que voy a morir

no por lo pronto al menos

pero pienso que ha llegado la hora de pedir perdón:

 

A mis hijos 

por la carga genética que me fue imposible depurar 

y por aprender el oficio conforme lo fui ejerciendo

Al barrio de mi niñez

por haberle ido a reclamar hace unos días 

que se haya dejado suplantar por un desconocido

A los amaneceres

ya que no he sido testigo del milagro 

con la frecuencia que podría hacer de mí un hombre feliz

Al camino

que me ha esperado por años 

y sigo sin transitarlo

A mi mujer

porque algunas veces no soy lo que ella siempre soñó

A mis amigos

que más de una vez se sintieron defraudados

A los recuerdos

a los que muchas veces no quise abrir la puerta 

y se quedaron ahí en el frío y la lluvia 

tiritando

Al agua

porque cuando hablo del planeta pronuncio la palabra tierra 

Al futuro

ya que jamás he sentido el mínimo interés por alcanzarlo

A mis errores cotidianos

por verlos con amargura 

y no como aprendizaje

A la angustia que me habita

por dejarle crecer 

hasta donde ella misma ya no se tolera

A los perros

porque no he sido su mejor amigo

 

También pido perdón a los pájaros

por la envidia cuando los veo volando

desde mis pies en el suelo

Al presente

porque hasta el día de hoy 

han sido inútiles mis intentos para retenerlo

Al corazón

al que toda la vida endilgué

sin importar calibre ni procedencia

la avalancha de emociones

Al amor

porque a veces fue tanta su luz que no lo vi

A mis enemigos

porque siempre una voz decía acércate

y no lo hice 

A los inviernos

por la aversión que uno siente 

por los días de su verdugo. 

A mi madre

por no ser un hombre tan bueno como ella jura que soy

Y al mundo

porque estoy aquí desde hace más de medio siglo 

y todavía no escribo el poema 

que pudiera mejorarlo

 

No es que piense que voy a morir

no por lo pronto al menos 

–aunque uno nunca sabe– 

pero ha llegado la hora de mirar el espejo 

y pedir perdón 

y perdonarme

 

*

Todos son personajes centrales de su vida

No saben muy bien de qué va la obra 

y aun así 

continúan 

 

Algunos quisieran ser del reparto secundario

Se esconden tras bambalinas

en la apariencia

pero el reflector principal 

los encuentra

 

Y al final 

ellos son su propia claque 

su crítico más acre

 

Somos personajes centrales de una obra 

cuyo guion desconocemos

 

Y aunque el acto final no es un secreto

aun así continuamos

 

*

El Mante es como yo

(o yo soy como El Mante):

 

En verano

llega a los cincuenta grados Celsius 

Cuando llueve

llueve hasta la inundación

Y en invierno hemos estado 

incluso a temperaturas bajo cero

 

Yo igual:

Cuando bebo

lo hago como dijera Hidalgo

Cuando como

-aunque no parezca-

rozo la glotonería

Si canto

nadie me calla

Y amo hasta la perdición

 

Me gusta mi ciudad

Me gusto yo

Somos o no somos

Nada qué ver

nada 

con la tribu de los tibios

 

*

Yo también

como tú

desdibujo el tedio

y me pongo una sonrisa momentánea

 

repito el mantra sagrado:

ya no recuerdes    olvida

 

finjo sosiego 

seco las lágrimas 

me tiño el pelo

 

Lo mismo que tú

exagero mucho 

-no poco

porque podría lindar lo grotesco-

si viene un vientecillo de felicidad

 

minimizo frustraciones

cierro los ojos

 

Y vuelan! 

Allá van las fotografías! 

 

Y me publico en Facebook

 

*

Desde cuándo la luna es delirio del poeta?

Desde siempre

 

Y por cuánto tiempo lo será?

Para siempre

 

Pero

he aquí una duda existencial:

qué significa la palabra siempre?

 

No te abrumes

vive en paz:

siempre es ahora

Artículo anterior
Artículo siguiente

More articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Las ultimas

- Advertisement -spot_img